NOTICIAS · 10 DE JULIO DE 2020

Distancia Social y Fisioterapia: ningún contacto gracias a dispositivos operador-independientes

En tiempos de Covid-19 hay un término nuevo que ha comenzado a ser parte del vocabulario de cada uno de nosotros y ha llevado a una revisión sustancial del estilo de vida y de trabajo: “distanciamiento social”.

Mantener al menos 1 metro entre una persona y la otra para así limitar la potencial difusión del virus no es solo una sugerencia o una buena práctica, sino una orden que ha impuesto nuevos métodos de acercamiento a todos los profesionales que hacen del contacto humano un “instrumento”.

Lo saben bien los kinesiólogos que, tocando el cuerpo, necesitan acercamiento. Una brecha operativa que se une a un componente psicológico: el miedo del paciente de ser contagiado justo por el acercamiento de una persona o por el contacto con la instrumentación.

Para superar este freno, tranquilizándolo, además de aplicar el abc en materia de limpieza y esterilización, el poder garantizar al paciente individual tratamientos que no implican el contacto físico intensivo y requieren solo la supervisión del operador es un verdadero plus.

Los dispositivos ASA y el distanciamiento

Los dispositivos para fisioterapia y rehabilitación ASA laser van en esta dirección como lo confirma, por ejemplo, M6, dispositivo para Laserterapia MLS®.  El movimiento de su cabezal robotizado es de hecho manejado mediante una avanzada interfaz usuario que requiere únicamente la supervisión del tratamiento por parte del terapista, realizado con seguridad, eficacia y autonomía. El posible riesgo de contaminación es además tenido bajo control por la ausencia de contacto entre el cabezal robotizado y el paciente.

Principio similar califica también a Mphi5 gracias al aplicador multidiódico Charlie: el Kinesiólogo debe únicamente configurar los parámetros y verificar el desarrollo de la aplicación que se realiza con máxima seguridad y sin acercamiento.

Los dispositivos para Magnetoterapia Easy Qs y PMT Qs, cuentan con un factor adicional de seguridad, potenciado por la posibilidad que el paciente puede recibir el tratamiento vestido.

El distanciamiento social no debe ser una limitante si se utilizan soluciones terapéuticas o dispositivos pensando en los protocolos de higiene, Todo sin ir en detrimento de la eficacia de la sesión, teniendo siempre en cuenta la necesidad primaria de quien se somete: recuperar el bienestar y la mejor condición física.

Quizá también te interese

Los avances en ventiladores para bebés están resultando vitales para los adultos

Ver Artículo

MagVenture recibe la aprobación de la FDA para el TOC

Ver Artículo

Philips Foundation ayuda a mejorar la atención sanitaria en las zonas remotas de Chile

Ver Artículo

Are cardiologists ready to combat COVID-19? Doctors at Milan (Italy) L. Sacco Hospital to use new imaging technologies in the fight against coronavirus

Ver Artículo